¿Llegó al orgasmo?



Ilustración por Patsy
Website FromLifeDrawings.com

 

Una de las preguntas más inapropiadas que se le puede hacer a una mujer después de hacer el amor informan que es, "¿Tuviste un orgasmo?" La probable respuesta de la mujer a esta pregunta será, "Bueno, desde luego!" o "Si cuidaras de mí realmente lo sabrías!" Eso si todavía está conversando y usted no se ha dormido. Su reacción a esta pregunta puede ser muy negativa independientemente de si ha tenido un orgasmo, real o fingido. Esto es por las expectativas sociales puestas sobre ella. La sociedad nos lleva a creer que ella naturalmente debe tener un orgasmo, si se la considera una mujer normal y moderna.

Mientras que el orgasmo femenino hace unos años era pasado por alto, descartado, ahora se supone que todas las mujeres lo tienen. En realidad, ahora se les puede pedir tener más de uno y tenerlos rápidamente. Se espera también que sean orgásmicas independientemente del tipo de estimulación que provea su pareja, o de la habilidad y conocimiento de su pareja. Todas las mujeres en la televisión y en el cine lo tienen, especialmente en películas para adultos que muestran a gente teniendo "sexo real." Las tapas de revistas para mujeres nos informan cómo todas las mujeres pueden lograr "orgasmos que la hagan volar" si siguen las sugerencias "simples" que están adentro. Las novelas románticas, así como las películas, están llenas de mujeres que son orgásmicas al mero toque de un hombre, o mujer. La mujer puede creer que sus amigas tienen orgasmos durante el sexo en pareja porque probablemente nunca le dijeron lo contrario, y usualmente nunca se le permite preguntar. Jamás se les enseña a las mujeres a tener un orgasmo, por lo tanto el orgasmo debe ocurrir instintivamente. Las mujeres simplemente deben acostarse y tener un orgasmo ¿correcto? Si no tienen un orgasmo, no están llevando a cabo su compromiso hacia su pareja y hacia la sociedad.

A pesar de nuestras expectativas, no siempre es fácil decir si la mujer ha tenido un orgasmo. Pocas mujeres presentan todos los signos clásicos de excitación sexual y orgasmo como se presentan en los libros de texto y en este sitio web. Incluso si lo hacen, es difícil darse cuenta de ellos durante la pasión sexual. Estas señales de orgasmo se basan en observar experiencias orgásmicas de mujeres en laboratorios; no en el dormitorio con las luces apagadas debajo de las sábanas. Los "datos" recogidos han sido usados para elaborar una lista de respuestas físicas en común. Estas respuestas en común se han convertido en "expectativas" más que en posibilidades. Aquí es donde la mecánica puede interferir con el placer. No se pueden chequear tanteadores de orgasmos para determinar si usted o su pareja han tenido un orgasmo. La única manera de saber si una mujer ha tenido un orgasmo es cuando ella le dice que lo ha tenido, porque realmente importa si ella ha "percibido" que lo ha tenido, no si se ve o siente que lo hizo.

No hay una manera a prueba de tontos de saber si una mujer ha tenido un orgasmo, incluso para la mujer misma. Las características físicas de los orgasmos de las mujeres, y como resultado, su percepción de ellos, posiblemente cambien de orgasmo a orgasmo. Hay veces que ella puede no saber si ha tenido un orgasmo o sólo intenso placer sexual; lo cual puede a veces ser más placentero que un orgasmo. Si la mujer tiene orgasmo, no significa automáticamente que ha experimentado placer, o por lo menos placer intenso. ¡Un orgasmo puede ser aburrido! El orgasmo de la mujer puede producir tan pocas sensaciones físicas que ella puede preguntarse si eso realmente fue un orgasmo. De acuerdo con Betty Dodson, ella ha sido testigo de mujeres teniendo orgasmos cuando no percibían que los tenían. Otras mujeres simplemente no saben si los tienen, no estando seguras, pero creen que sí. Si es probable que las mujeres no sepan si tienen orgasmos en cada instancia,¿es razonable esperar que su pareja lo sepa?

Agréguese a esto el hecho de que la mayor parte de mujeres y hombres jóvenes no tienen idea de cómo se ve, cómo se oye, y cómo siente una mujer durante el orgasmo, porque jamás se les ha enseñado esto. Si hay algo que hace la sociedad, son esfuerzos para impedir que los jóvenes tengan acceso a esto. Consideramos anormal y peligroso si un chico o adolescente deba ser testigo de una mujer teniendo un orgasmo. La sociedad hace pequeños, o ningún esfuerzo, en enseñarle a la gente sobre el orgasmo y placer sexual femenino. Lo que le enseñamos a las personas no es una representación exacta de la realidad. ¿Son las películas de cine y la TV una buena fuente de información, dado especialmente que en su mayor parte los orgasmos y el placer sexual que retratan son fingidos? Esta es la razón por la cual los orgasmos son frecuentemente fingidos durante el sexo "real"; un cincuenta y cinco por ciento de mujeres finge el orgasmo al menos ocasionalmente. Enseñamos a las chicas y a las mujeres cómo fingir orgasmos y sus parejas son enseñadas a esperar orgasmos fingidos.

¿Debe preguntarle a su pareja si experimentó el orgasmo? Mientras que no es una pregunta mala, quizá no sea la mejor. Esto es porque es probable que usted esté en una situación de no poder hacer nada si no lo hizo. Con esto quiero decir que no puede volver el tiempo atrás, y el deseo y la oportunidad para el sexo ya pueden haber pasado, si espera hasta después del sexo para hacerla. Si no llegó al orgasmo, todo lo que usted puede hacer es sentirse un poco contrariado, tanto usted como su pareja, o ambos. De este modo, la pregunta que debe hacerse es, "¿Quieres tener un orgasmo?" y esa pregunta debería hacerse al comienzo del sexo. Necesita ser proactivo en vez de reactivo.

Lo primero que debe hacer una mujer es asumir la responsabilidad por su placer y satisfacción sexual. No puede dejarlo como chance o sueño de encontrar su caballero envuelto en armadura brillante, normalmente sólo existen en cuentos. Cada mujer debe decidir la importancia del placer sexual para ella. Cuanto más importante sea, más debe esforzarse ella, no su pareja, en experimentarlo. También ella debe definir qué es placentero para ella, no moldearse en alguien que no es. Mientras que esto suena frío y poco romántico, ella debe ver a su pareja como un instrumento de su placer, como una herramienta a su disposición, para ser usada en su beneficio. Así es cómo la sociedad permitió que los hombres vieran a las mujeres en el pasado. En la medida en que ambos tengan esta visión del otro, ninguno se vuelve un objeto sexual porque en el proceso de satisfacer sus propios deseos, satisfarán el de sus parejas. Esto es si ambos son honestos y dan en la misma medida en que son egoístas.

Después, la mujer debe decidir si quiere o puede tener un orgasmo al comienzo de cada experiencia sexual. Las mujeres a menudo fingen el orgasmo porque no quieren tenerlo, o conocen su cuerpo suficientemente bien para saber que no es probable que ocurra durante la experiencia sexual venidera. Pueden querer comprometerse en el sexo porque disfrutan la intimidad y placer físico, incluso si el orgasmo no es una posibilidad. Si la mujer quiere tener un orgasmo y si es posible uno, necesita comunicárselo a su pareja de frente. Ella puede ser franca diciendo, "Quiero tener un orgasmo." O puede pedir una forma de sexo que resultará más probablemente en un orgasmo. Puede decir, "Dame placer oral." Si no quiere tener un orgasmo, o es probable que no tenga uno, puede decir, "Esta noche es para ti." O "Quiero darte placer." Ella también puede decir "no" y "detente." Si durante el cunnilingus ella se da cuenta que no va a experimentar el orgasmo, necesita decir, "Puedes detenerte ahora si quieres." O simplemente, "Por favor, detente." Me doy cuenta que esto no cae dentro de las normas de lo que consideramos sexo romántico, pero tampoco lo es fingir el orgasmo. La mujer necesita realmente ser honesta consigo misma y su pareja si verdaderamente va a disfrutar del sexo, independientemente de si ocurre o no el orgasmo. La mujer debe comunicarle claramente a su pareja lo que quieren decir sus afirmaciones y acciones antes del acto sexual. La mujer debe establecer claramente lo que quiere y necesita, incluso si eso implica establecer claramente que usted no sabe lo que quiere. Señoras, su pareja no lee la mente, y ustedes no han venido con un manual del usuario!

¿Qué debe hacer la pareja de la mujer? Debe reconocer y aceptar que su placer y orgasmos son para el beneficio de ella, no para el de él. Más y más, hombres y mujeres esperan que las mujeres tengan el orgasmo a pedido. Quieren que las mujeres tengan el orgasmo rápida y repetidamente durante cada experiencia sexual. No simplemente porque quieren dar placer a su pareja, sino también para demostrar su propia habilidad y proeza. Quieren vivir de acuerdo a las expectativas de la sociedad. Quieren jactar sus derechos, aún si realmente no pueden pavonearlos ante sus amigos y familia. Quieren sentirse bien sabiendo que lograron esta "meta." Esto comprensiblemente ha resultado en mujeres que se sienten presionadas a tener orgasmos, a hacer felices a sus parejas, a vivir de acuerdo con las expectativas de su pareja y de la sociedad. Como estas son expectativas irreales, las mujeres a menudo fingen el orgasmo. Para que esto no ocurra, la pareja debe darle permiso a la mujer a no tener un orgasmo, y a no pedirle que lo finja.

Quizá la pareja pueda decirle, "comprendo que a menudo las mujeres fingen el orgasmo y que hay veces en que puedes hacer esto. Si has sentido la necesidad de fingirlo en el pasado, y sientes la necesidad de hacerlo en el futuro, preferiría que no lo hicieras. Quiero que sepas que tienes mi permiso para no tener orgasmo si sientes que no puedes o no quieres tener uno. Si quieres tener un orgasmo, dímelo y dime cómo puedo ayudarte a tenerlo." La comunicación abierta es esencial.

 


Ilustración por Patsy
Website FromLifeDrawings.com

 

Además, la pareja de la mujer debe ver cada experiencia sexual con ella como si fuera la primera. Esto es porque usted no sabe realmente lo que quiere hasta que se lo diga. Después que se lo ha dicho, usted no sabe qué satisfará sus necesidades hasta probar, y sólo porque funcionó la última vez no quiere decir que funcionará de nuevo. Si han estado juntos veinte años, ¿espera que ella quiera lo mismo una y otra vez? Solamente porque algo funcionó antes cien veces no significa que vaya a hacerlo ciento una. Las mujeres, así como los hombres, no son máquinas con un juego de programas de necesidades y respuestas que nunca cambian. Muy frecuentemente, tenemos una visión muy estrecha de lo que nuestra pareja quiere y desea, aun cuando podemos no haberle preguntado o nos lo haya dicho nunca. La sociedad nos dice lo que deben querer y asumimos que eso es lo que quieren. Hacer esto es un gran error. La pareja de la mujer debe ser adaptable y aceptar sus necesidades. Para satisfacer realmente las necesidades de la mujer, su pareja debe actuar como si no supiera nada y debe aceptar sus deseos expresados y anhelos sin reservas.

Una vez que usted acepta que usted no sabe cuáles son sus necesidades, debe averiguar cuáles son. ¿Cómo hace esto? Muchos recomendarían leer un libro sobre sexualidad femenina, o quizá visitar un sitio web como éste. El problema con eso es que su pareja probablemente no escribió ese libro ni creó este sitio web. Ninguno puede ser una guía exacta, o al menos completa, de lo que es ella o de cuáles son sus necesidades, aunque algunos intenten convencerlo en otra dirección. Si usted realmente quiere saber lo que quiere una mujer, tiene que preguntárselo. Mientras que puede saberlo, puede ser también que no lo sepa. Cuanto mayor es el grado de conocimiento, experiencia, y aceptación de su sexualidad que tiene una mujer, más acabada es la idea que puede tener de sus necesidades. Si ella nunca se ha masturbado o nunca ha tenido sexo en pareja, probablemente no tenga idea de cuáles son sus necesidades y cómo satisfacerlas. Ella puede saber solamente que se espera que disfrute, lo cual muy probablemente no es lo que realmente quiere y necesita. Como las mujeres cambian a lo largo del tiempo, por cambios en su cerebro y en su cuerpo causados por su ciclo menstrual, embarazo, y altibajos de la vida, no siempre sabrá lo que quiere y necesita. Lo mismo es cierto para los hombres, desde ya. Tiene que verlo como una aventura.

Si quiere ser un gran amante, primero tiene que ser un gran explorador. Para ser un gran explorador, tiene que dejar a un lado los libros y los teclados y hacer algo de investigación de campo. Tiene que hacer preguntas y comprobar sus ideas. Si en el proceso de explorar no da algunas vueltas erróneas y se encuentra a veces perdido, o no tiene algunos intentos fallidos, realmente no hizo ninguna exploración. Si a veces no se siente frustrado o avergonzado, jamás se desafió a sí mismo. Si jamás experimentó el fracaso, puede ser un buen amante, pero nunca será el amante que su pareja aprecia. El o la que nunca ha fracasado ¡nunca ha experimentado la grandeza!

¿Qué pasa si ocurre el orgasmo? Si la mujer tiene el orgasmo, necesita comunicárselo a su pareja, no debe esperar que lo sepa intuitivamente. Simplemente puede decir, "Tuve un orgasmo." O "Gracias por el orgasmo maravilloso." Ella no debe esperar que su pareja sepa que llegó, incluso si piensa o siente que obviamente fue así. También es una buena idea para ambos compañeros agradecer al otro por el placer dado, incluso si no ocurre el orgasmo.

Las parejas deben estar abiertas a la posibilidad de que ocurran situaciones en donde la pareja de la mujer piense que ella ha tenido el orgasmo, cuando en realidad no haya sido así. Después de una experiencia sexual la pareja de la mujer puede sentirse contenta mientras la mujer se siente contrariada por esta interpretación equivocada de los eventos. Esto ocurre porque no es poco común que la mujer presente los signos o indicadores comunes del orgasmo durante la fase de excitación sexual. La pareja de la mujer de oír un grito repentino o de sentir espasmos de sus muslos o vagina puede ser llevada a creer que ella ha tenido un orgasmo y entonces detener su estimulación sexual. Una manera de ayudar a la mujer a impedir que esto ocurra es siendo agresiva durante el sexo, tomando el control de lo que hace su pareja. No permita que su pareja se detenga hasta que haya tenido el orgasmo, si eso es lo que desea. Dígale que no se detenga, no tenga temor de usar moderada fuerza física para lograr lo que quiere y necesita. Si usted siente que merma el ritmo o detiene, no tenga temor en pedir lo contrario. Si usted realmente quiere algo, tiene que hacerlo saber. Empero, no abuse de su pareja en el proceso.

Si después del sexo la mujer no ha tenido el orgasmo, a pesar de que lo quería, necesita comunicar esto a su pareja. La pareja necesita referir modos de impedir esto en el futuro, en la medida de lo posible. Quizá durante o después de la cena al día siguiente la mujer puede pedirle a su pareja si pueden "hablar" sobre la experiencia sexual de la noche anterior. Entonces ella puede explicar cómo quisiera haber tenido el orgasmo pero no pudo, y explicar por qué. Ella necesita ser comprensiva de los sentimientos de su pareja, pero sin embargo honesta. Una vez que ha expuesto su parecer, necesita pedirle a su pareja que exprese el suyo. Ambos necesitan hacerse preguntas hasta comprender lo que están diciendo. Una vez que ambos conocen ambos lados de la situación, y no antes, pueden considerar posibles soluciones. Puede ser simplemente un caso donde su pareja no sepa que ella quería ser estimulada más tiempo esperando ella que él lo hubiese sabido, o donde simplemente su pareja estaba demasiado cansada para continuar. Puede también ser un caso donde su pareja no sepa cómo estimularla hasta el orgasmo y entonces ella necesite enseñarle. Pueden necesitar discutir la posibilidad de que ella necesite y/o quiera masturbarse si esta situación volviese a ocurrir. Si la mujer no comunica su deseo sobre el orgasmo a su pareja, probablemente nunca los encuentre satisfechos.

Las parejas necesitan ser abiertas a la idea de que el orgasmo puede ser una barrera para el placer sexual. Las parejas ven el orgasmo a menudo como la luz roja del sexo, la indicación para detenerse. Ambos miembros siguen mientras la luz está verde, queriendo decir que el orgasmo no ha ocurrido. Esto quiere decir que todo placer sexual solamente toma lugar antes y durante el orgasmo. ¿Qué pasa si ambos miembros de la pareja tienen el orgasmo en cinco minutos? Compare eso con una pareja donde uno o ambos tienen dificultad en alcanzar el orgasmo y tienen relaciones sexuales treinta o sesenta minutos? ¿Qué pareja tiene el mayor potencial de experimentar placer sexual? Sorpresivamente, no la pareja que experimenta el orgasmo rápidamente, absolutamente. El orgasmo es como un espectáculo de fuegos artificiales, deslumbrante mientras dura pero siempre termina demasiado pronto. No haga del orgasmo la única meta para el sexo o intimidad.

El orgasmo es simplemente una forma de placer sexual, no necesariamente la forma más ideal. Tener un orgasmo no quiere decir que experimentará intenso placer sexual o que logrará satisfacción sexual. Dar a su pareja el orgasmo no lo hace un gran amante. Sí, el orgasmo puede sentirse fantástico y hacer a la vida más agradable, pero uno no debe poner expectativas irracionales sobre él. Una vez que el orgasmo se convierte en el único propósito del sexo, éste puede volverse aburrido e insatisfactorio. Cuando se espera el orgasmo, puede convertirse en un medio de frustración, no en uno de relajación. Vea al orgasmo como si fuera helado de chocolate. Hay quienes no les gusta el chocolate y otros son alérgicos a él. Aún cuando le gusta a la gente, usualmente no lo desean cada vez que toman helados, y hay veces que usted puede comerlos pero usted sabe que es mejor seguir sin ellos.

 


Inicio