Cómo Hacer
Fisting con Fineza
Por Rachel Venning


Article Copyright Rachel Venning 2001
Originally Appeared in On Our Backs
Magazine June/July 2001


Photographs Copyright Annie Sprinkle 1993
Originally Appeared in On Our Backs
Magazine July/August 1993


El fisting es cuando una persona pone toda la mano dentro de la vagina de la otra. Aunque la mano naturalmente se dobla en un puño una vez adentro de la vagina, es un proceso gradual que tiende a facilitar que la mano entre más y más, hasta que entre por completo. Tener su vagina llena por completo puede ser una experiencia intensa, y ver su brazo desaparecer a la altura de la muñeca dentro del cuerpo de su amante puede ser una emoción excitante. Usualmente no es una práctica sexual en la primera cita, y el fisting lleva más cuidado que sólo deslizar adentro uno o dos dedos. Aquí hay algunos consejos para hacer las cosas más fáciles.

1. Hacerlo Juntos.
Piense en el fisting como una colaboración, no como en algo que un miembro de la pareja hace al otro. Si el receptor es usualmente una perezosa, ella puede tener que hacer un poco más de trabajo que lo que está acostumbrada. Similarmente, las "rapiditas" también tendrán que calentar un poco sus cohetes.

2. Corte Sus Uñas.
La mano que entra debería tener un trabajo de manicura digno de una visita a la Reina Madre. Cualquier padrastro, bordes, esquinas o puntos ásperos deberían ser suavizados. Tenga las uñas tan cortas como sea posible.

3. Lubríquese.
Use cantidades y cantidades de lubricantes de base acuosa. Que se meta entre sus dedos, y lubrique la parte ancha de su mano con celo. Aplíquelo constantemente a medida que realiza el acto. Los guantes de látex, además de ser una barrera contra las ETS, pueden hacer a su puño incluso más diestro.

Copyright Annue Sprinkle
4. Enciéndala.
Haga las cosas que más los enciendan a ambos y partan desde allí. Mientras trabajan en la parte ancha de la mano, use su boca, los dedos de su otra mano, o un vibrador para una sensación extra de traqueteo del clítoris para aumentar su placer.

5. Relájese.
Al entrar, su amante debería relajar los músculos de su vulva tanto como pueda. Una forma de hacer esto es apretar y mantener tensos los músculos pubococcígeos (PC), después  libere esa tensión con una exhalación rápida. Al liberarse y relajarse ella, su mano se deslizará más adentro.

6. Haga Lugar.
La receptora debe respirar profundamente, mientras se imagina su vagina abriéndose para recibir la mano de su amante. Si ella está acostada de espaldas, puede encontrar que estirándose e inclinando la cabeza hacia atrás crea más espacio. Con la espina dorsal estirada, todos los órganos internos se mueven hacia arriba, creando más espacio y menos presión en la vagina.

7. Siga.
Al entrar los dedos, el pulgar a menudo se dobla debajo de ellos para formar un puño, aunque también es posible que el pulgar esté afuera. La receptora puede comenzar a contraerse tanto que la presión sobre su mano sea incómoda. Quédese ahí. Atención, si usted sale de repente, usted podría lastimarla.

8. Llénela.
Una vez que su mano está adentro, apunte más a llenarla que a bombearla. Comience contrayendo y expandiendo su mano para crear una sensación de llenura. Son mejores los movimientos lentos, pequeños. Puede incrementar la acción al acostumbrarse su vulva a su puño.

9. Dialoguen.
La comunicación y la confianza son necesarias, entonces hablen para saber lo que está pasando. A veces todo lo que desea la receptora del fisting es la sensación de ser llenada por su mano, otras veces es bienvenida más cogida salvaje.

10. Sacándolo.
Cuando esté listo para sacar la mano, dígaselo, para que ella pueda trabajarlo con usted. Ella debería relajarse y apaciguarse a medida que usted le saca y deshace su puño. Es mejor dejar que ella lo empuje afuera mientras ella está en pasando por el orgasmo.

Fisting Anal:
El fisting anal tiene mucho en común con el fisting vaginal. De nuevo, los ingredientes clave son la relajación, la comunicación, y la lubricación. Muchos encuentran que abrir el ano es un desafío mayor que ser vaginalmente receptiva, por lo tanto tómese mucho tiempo y permisos; vaya tan lejos como quiera. Mientras que en el fising vaginal, uno debe usar solamente lubricantes de base acuosa, para el juego anal, los lubricantes de base oleosa, más espesos y duraderos, son mejores. Use mucho lubricante y haga el trabajo, un dedo por vez. Inspire profundamente, relaje concientemente los músculos anales apretados, despacio, y es clave permanecer en la sintonía de su pareja. Mientras que mucha gente tiene la falsa impresión de que solamente los hombres gay disfrutan el fisting anal, usted podría estar dentro de la elite de fisters anales lesbianas que prueban que aquellos están equivocados.

 

Article Reproduced with Permission of On Our Backs
Photographs Reproduced with Permission of Annie Sprinkle Ph.D.

 

Inicio